NO SOMOS TAN DISTINTOS

Ayer leí una noticia en la que se exponía que los partidos animalistas han dejado de ser postuladores de chistes para ser tenidos muy en serio. No deja de ser curioso que eso esté ocurriendo en el estado del Bienestar. Hay una afirmación que me dejó perplejo: “A los cerdos los solemos matar cuando cumplen los seis meses, cuando podrían llegar a vivir hasta 15 años.” Sería maravilloso contemplar porcinas manadas, en las que coexistirían decenas de individuos de varias generaciones, hozando y filosofando sobre la mandrágora, la bellota o la dehesa tras la lluvia otoñal…

Y, tras leer la noticia en la que se habla de derechos caí en la cuenta de que, de algún modo, algo comparto: La locura en la que producimos alimentos para seis planetas y el ochenta por ciento de la población mundial pasa penurias es fruto de la vida que hemos elegido vivir los que vivimos de puta madre. No creo que haya que tratar a los animales como si de personas animales se trataran, sintientes y evolucionantes, pues muchos de ellos sobreviven porque están en la cadena de producción.

Como también sobreviven los chuchos de cría y nadie pone el grito en el cielo por acicalarlos como esperpentos para mayor gloria de sus dueños, que los divinizan y adoran como lo que son: Sustitutos.

Y sustituyen a aquellos que no estuvieron, porque nuestra vida hizo que no tuviéramos hijos; o los que se fueron, pues hacen mucha compañía… De una forma o de otra, todo es filtrado por la necesidad de algunos para tomar el estandarte del derecho de los animales cuando, oh contadicción, sus hermanos mueren en el estrecho.

Y, para ilustrar la afinidad que hay entre especies, hoy la tele me ha regalado unos minutos de Neichional Yiográfic. Dos grupos de leonas se encontraban y, llenas de amor por su especie, se peleaban hasta que uno de ellos era vencido. Del grupo vencido, una leona quedó a merced de las vencedoras: Las últimas se dedicaron a martirizar a la leona hasta la muerte.

No eran leonas blancas contra negras: La misma especie, la misma raza: Infligiendo dolor gratuito desde el brutal amor de los animales.

Es verdad: Animales y humanos no somos tan distintos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.