MATAR

Asesinar, Ajusticiar, Ejecutar, Ahorcar, Ahogar, Decapitar, Desnucar, Degollar, Guillotinar, Fusilar, Asfixiar, Electrocutar, Envenenar, Lapidar, Linchar, Inmolar, Sacrificar. Acabar, Terminar, Suprimir, Extinguir.

Fallecimiento, Defunción, Óbito, Deceso, Fin, Trance, Tránsito.

Asesinato, Homicidio, Crimen, Atentado, Degollina, Martirio.

Ruina, Caída, Destrucción, Aniquilamiento, Desaparición, Supresión, Eliminación, Erradicación.

Esto es lo que he encontrado, relativo a sinónimos, de tan divertidas palabras: Matar y Muerte. Y fíjate tú que no hay ninguna que dé buen rollito. Todas tienen un queseyó…

¿Qué por qué empiezo tan optimista? Porque un amigo tuvo a bien mandarme un vídeo de seis minutos y pico en los que se veía como unos hijos de Dios se dedicaban a saltar la tapa de los sesos a otros hijos de Dios en nombre de Dios.

Y mi mente volvió al vídeo en el que un león se comía una cría de su propia especie para que la hembra consintiera su semilla para así mejorar la especie. Así de natural.

Lo que pasa es que, quienes practican el deporte por el que la población decrece, no son mejores personas que las que dejan su sangre y sesos sobre la arena: Están mejor armados y parecen tener menos cargo de conciencia. Lo digo porque no sé qué cargo de conciencia tenían los ajusticiados porque los muertos, no hablan;

No creo que vídeos como esos sean didácticos. Son la prueba de que hay algo que nos falta y nos hace pensar que, a través del exterminio de nuestros semejante… Perdón: De nuestros iguales, las cosas irán mejor. El mundo será un lugar mejor.

Porque, como he apuntado anteriormente, a los muertos no se les pide opinión. Vamos, que les preguntas y no dicen ni mú. Y es mucho más fácil matar que dialogar, extorsionar que negociar, hacer viudas y huérfanos que convivir con los distintos…

Por todo lo anteriormente expuesto, pido perdón a Dios en nombre de mis hermanos asesinos, por tomar el nombre de Dios en vano. Y rezo para que el perdón sea la consecuencia lógica de la ausencia de los amados ya muertos. Pues es más humano guardar rencor: Pero es más divino, tan humano, perdonar. No recuperas a los que ya no están. Pero se abre la puerta a la esperanza.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.