DIVIDE

El otro día entré en una parroquia y me encontré con el objeto que representa la foto adjunta al presente texto. Y me pareció fascinante. No hay mucho más que decir. Con ella se constata que la multiplicidad de puntos de vista con la que analizamos una persona u objeto nos hace percibirla, a cada uno de ellos, como distintos siendo que son lo mismo.

Pareciera que es complejo. Pero no: No hay complejidad. Sólo es ausencia de perspectiva. Me es mucho más sencillo diseñar una verdad a partir de mi punto de vista que someterla al conflicto de los otros puntos de vista. De hecho, ni siquiera habría que litigar; lo más probable sería que, al unir las diferencias, nos encontraríamos con algo o alguien mucho más sugerente, más vivo, más poliédrico, más real.

Pero la Entalpía somete a su tiranía a toda la naturaleza. La búsqueda de la mínima energía nos enclaustra en nuestro garito y, pidiendo para nuestro nazareno, nuestro cristo, crucificado o para su corazón, nos olvidamos que todos son una misma persona: El hijo de María.

Genial Julio César formulando la verdad que puliría después Maquiavelo: “Divide y vencerás”, “Divide y reinarás”.

Perdidos en nuestras guerras intestinas, bajo las diferentes advocaciones del hijo del hombre, muere la humanidad. Y con ella, toda la tierra.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.