SI YO

Si fuera ciego, ansiaría ver los amaneceres, la lluvia caer; amaría el Arco Iris, anclaría mi mirada en los ojos de mi amada…

Si fuera sordo, querría escuchar el sonido del viento entre la hojarasca de otoño; moriría por escuchar el llanto de un niño: O su risa…

Si fuera mudo, apostaría todo por poder articular la palabra que me hiciera uno contigo; diría tu nombre y sería todo…

Si no tuviera olfato, soñaría con el olor del perfume sobre tu piel, el que siento como cosquilleo, pero que está vacío de matices; como vacío está el vapor del cocido, o las rosas, la hierba recién cortada…

Si fuera privado del gusto, el que hace cada bocado diferente, amaría el instante en el que la cata de un vino fuera distinta, la sopa supiera a la de mi madre, se derritieran las fresas en mi boca…

Pero tengo todos los sentidos. Y sólo cuando fabulo la falta de uno, me planteo el valor que cada uno de ellos tiene. Mientras, en este hoy saturado de percepciones sensoriales, deseo ser más alto, más guapo; un coche más caro, una casa más grande, un sueldo más abultado. Una mujer de bandera, un hombre de lo mismo: No hace falta que sientan: Son sólo posesiones.

Que es a lo que todo se reduce. Poseer nuestros sentidos, dándolos por supuesto, para ser titulares de bienes y hacer ostentación de ellos. Pero, si no tienen sentidos quienes han percibirlo, ¿para qué tener?

Si nadie se da cuenta de lo que te hace dueño, ¿no será el momento de comprender lo que eres, lo que sientes? ¿No será, quizá, la oportunidad de compartir tu ser con quienes sienten, tengan o no tengan, como tú?

Si yo fuera yo, viviría agradecido a todo lo que me hace conectar, sin gastar un €uro, con la vida que me rodea.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.