SECUNDARIOS

¿Habéis notado que en las películas épicas están los grandes empeños, las temidas traiciones y los secundarios? Esos personajes llenos de valores, tan guapos como el héroe, con retorcidas historias que les han llevado a rendir vasallaje a un bien mucho mayor que sus personas: Tan matables. Sí. Casi siempre terminan muertos, o tullidos o abandonados en un desolador paraje para que medite sobre las acciones del héroe, y sus consecuencias, olvidados en su persona y ascendidos a la gloria en la mitología recién parida…

Es una mierda muy grande. UNA MIERDA. (en mayúscula es más grande si cabe). ¿Por qué tiene que haber secundarios? ¿Resta gloria al muchachito de la película o es más bien un recurso para que no haya que pagar más sueldos de héroe tras los créditos finales? Si siguieran viviendo, ¿serían menos grandes los logros de otros mejor considerados?

Y digo yo que es una manera de configurar el orden de las cosas. Por un lado, están los prescindibles, contingentes; luego, los necesarios: Estrellas que, cual fúlgida supernova, iluminan el camino de la virtud. Los secundarios no están en ese grupo.

Y supongo que me diréis que no todos pueden ser el centro de la circunferencia pues, diferentes centros, generan diferentes circulares figuras: Redonditas, redonditas: Pero no las mismas.

A lo que voy es que hay que hacerse preguntas: ¿Hacen falta muertos para saber que una guerra es innecesaria? ¿Cuántas harán falta para que esa verdad se asuma? ¿Ha de ser el litigio entre diferentes, con la consiguiente derrota de uno de ellos, recurso para dirimir opiniones? ¿Quieres ser tú un secundario para que otro pase como héroe?

Cinseramente, como diría un amigo, yo quiero ser héroe. Escribir mi épica historia, contar mis hazañas, relatar mis cicatrices, dar sentido a mi existencia sin que sea la leña del hogar de otro; o la esquela al borde del camino de un insigne personaje…

A todos los hijos del cielo que pisan la tierra… A todas las mujeres que los sustanciaron, gritaron sus partos, dieron de mamar a sus pechos, velaron sus sueños: Haced de vuestra vida Odisea.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.