ALTAVOCES

Un altavoz es un transductor electroacústico. Es decir: Convierte energía eléctrica en energía acústica. Hablando en plata, son unos cacharros que sirven para que, lo que tiene que comunicar alguien, sea escuchado por un número de gente mucho mayor que si fuera de viva voz.

¿Porqué me da por hablar de tan interesante cachivache? Pues porque he ido a una eucaristía. Durante el verano, voy con la familia a las nueve de la noche todos los sábados, para poder tener el domingo un poco más libre. En el templo al que voy hay un sacerdote mayor que, gracias a la pérdida de inhibiciones que trae consigo la acumulación de años, tiene mucha gracia y mucha razón en las breves homilías en las que manda deberes para la semana. Habla sin ningún pudor sobre todo lo que no es absoluto y sonríe con las tonterías propias de los que hicieron de la religión un conjunto de actos, o funciones, religiosos.

¿Y los altavoces?

En las iglesias, tanto modernas como antiguas, hay unos altavoces alargados y estrechillos que apenas cumplen su función. En eso, la iglesia, ha conseguido ponerse de acuerdo y utilizar unas herramientas que no sirven para nada. Del conjunto de mensajes que se vierten durante la eucaristía, te puedes enterar de un 30%. Es el porcentaje que se repite y por eso es más fácil enterarse. Del resto, hacemos acto de fe y aguantamos el tirón hasta el “podéis ir en paz” al bar más cercano.

Usan unos micrófonos fantásticos que recogen lo que pueden. Pero a los que los altavoces no acompañan. A los únicos que hay que felicitar son a los que venden equipos de sonido a las iglesias. Habéis conseguido que el mensaje no se entienda. La feligresía, por respeto, no dice nada. Pero es un sindios que no pueda enterarme de los chascarrillos que cuenta el cura sin prejuicios por culpa del hardware de la iglesia. La verdad es que quiero aprender de lo que un hombre con años pueda contarme. Hasta entonces, me santigüaré al principio y al final de la misa e intentaré darme cuenta que es Dios mismo quien se hace carne.

Por lo demás, desierto: Mucho desierto. El mensaje que me haya de llegar será como el arrullo de las palomas en el parque: Incomprensible y que lo llena todo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.