VEINTICINCO AÑOS

Recientes acontecimientos familiares hacen que vuelva a pensar sobre el tiempo. Creo que, cuando haces de él un tema recurrente de reflexión, das un gran paso hacia la consciencia que ha de sustentar todos nuestros actos.

No diré por ello que soy un consciente. Creo que no se puede pasar por la historia como extra en una película muda sino como estrella en la superproducción que es cada una de nuestras vidas.

Como iba diciendo, en la vida ocurren cosas que nos sirven como hitos; éstos nos recuerdan, como las cruces de granito en los caminos de Galicia, la senda que traemos y hacia dónde vamos. Y de eso va el asunto que me trae hasta ésta línea: De los hechos que ocurren en nuestra vida y hacen que auditemos nuestra existencia. Como dice la escritura, la mayoría de nuestra vida es nada y vacío. Pero somos hijos de rey, somos sangre real y por ello no podemos conformarnos con vivir como plebeyos.

Cuando vivimos durante veinticinco, cincuenta, setenta y cinco los más fuertes, junto a alguien que decidió vivir la vida junto a ti, tienes la oportunidad de recomenzar si no lo hiciste antes. Como al principio de todas las cosas se cometen errores de juventud, se vive la ilusión de lo que puede ser, de los objetivos comunes;

trabajos, proyectos, descansos, fatigas, desvelos, biberones, berrinches, noches en blanco, hipotecas,…

…el tiempo en el que te acostumbras y no valoras lo que hay a tu vera. Cuando miras fuera y crees que lo mejor no es quien comparte la vida contigo. Ese momento de desierto que momifica las palabras y las hace aparecer como vivas, como conservadas…

Y, cuando pasa el tiempo, te das cuenta de que nunca existió la Atlántida, que no había que buscar más allá de Finisterre. Que el corazón contenía la verdad de la vida y, con muescas en su piel, refinadas con una celebración de veinticinco años, volvemos al amor primero; a la ilusión del principio con cinco lustros más en los pies y la mirada de los que saben a quién tienen de compañero, amigo, amante, Amor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.