LOS POLÍTICOS TENDRÁN QUE SACRIFICARSE AHORA

El punto de inicio de la crisis se podría tomar a partir del crack de las hipotecas “subprime” en el verano de 2007. Mes arriba, mes abajo la cuenta me sale seis: Seis años. Durante seis años, hemos asistido al recorte de todo lo recortable en derechos ciudadanos  a quienes nuestros políticos tienen el sagrado deber de servir: Servir y administrar la riqueza del país siendo ejemplo de sobriedad, honradez, honestidad, integridad, rectitud, sinceridad, decencia, lealtad, moralidad, desinterés, conciencia y honorabilidad.

Ayer, nuestra vicepresidenta, nos regaló un insulto a todos los que hemos sentido sus actuaciones: “Los políticos tendrán que sacrificarse ahora”.

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿   AHORA   ?????????

¿Con qué cara se puede hacer una afirmación así y quedarse tan tranquila? ¿Acaso ella no vive el mismo país que yo?

Lo interesante es todo lo que subyace bajo esa afirmación:

-Todo se hace por el pueblo, pero sin el pueblo. Se recortan todas las partidas que afectan al conjunto de la sociedad que no son ellos. Las prebendas y derechos adquiridos a través de nuestra joven democracia son sagrados. Los adquiridos por el conjunto de la sociedad son prescindibles.

– No hay ideología: Sólo el poder de quienes han hecho del servicio una forma de vida que se autoprotege y se blinda con cada legislatura. La primera decisión es votar el aumento de sueldo de los parlamentarios. No importa que la gente se quede sin casa o sin trabajo; sin futuro y con miedo es más fácil manipular al vulgo.

-Ahora, nosotros: En el preciso instante en el que la inmoralidad y la desfachatez campan por sus fueros en los pasillos del congreso, nuestros próceres tienen a bien hacer un gesto de buena voluntad y se tiran al ruedo del recorte. Porque, hasta ahora, nada habían hecho por alterar su tren de vida.

Nada más que decir. No hay nada nuevo bajo el sol. Ni sirvas a quien sirvió ni pidas a quien pidió. Todo el que llega al poder lleva un corrupto dentro. Sólo hay que esperar.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicentemorales dice:

    Al menos a mí, tu padre, ¿qué trabajito me cuesta no ver la viga que tengo en mi ojo mientras miro la paja que hay en el otro! No obstante, es de una muy alta responsabilidad manifestarnos todas esas cosas que, recibildas con Misericordia, nos ayuden a dar razón viva de que cuanto hacemos nace de la convicción interior de serfir a los demás y no a sí mismo. ¡Qué tarea más difícil y más necesaria recordárnosla todos a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.