CONSAGRADO

Todos nos enamoramos. De algo, como los coleccionistas de sellos, de cervezas del mundo o de coches de antes de la segunda guerra mundial. También los hay que se enamoran de alguien. Cuando eso ocurre, todo se contrae rodeando a dos figuras para luego expandirse pues, no hay espacio en todo el universo que pueda contenerlo. Y hay quienes se enamoran del Evangelio en su multiplicidad de matices y se consagran a ese amor, expresado a través de la donación gratuita.

El amor hace que se viva la vida a pulmón. Modifica tu percepción de los demás y de las situaciones que, antes, podían ser tediosas o vulgares; pero pasan a ser escenarios donde todo tiene sentido.

A los afortunados que aman, los hace vivir. Los que sueñan con él, lo cantan en canciones y poemas que lamentan su ausencia.

¿Cómo no vivir permanentemente en un estado de consciencia en el que se quiere ser protagonista? ¿Quién no querría hacer el sueño realidad porque sabe que todo lo puede cuando el amor lo habita?

El enamorado vive consagrado al amor. En una percepción casi estúpida, vive conforme a las reglas que hacen de su vida una fuente que mana desde lo profundo…

A todos los que sienten que el amor no está, recordar que nunca se muda, que espera a tu puerta para cenar contigo.

Por eso, hoy levanto mi verso y brindo por el amor que quiere hacerse nuevo todos los días. Por los consagrados que renuevan la vocación desde la convicción de que el amor primero es faro en la tiniebla de la costumbre. Por los esposos que rejuvenecen sus votos de fidelidad advirtiendo la ilusión que germina en los gestos cotidianos. Por la sed que se calma con el abrazo del amado, de la amada. Siempre aquel que vive a tu vera y es todo lo que fue y todo lo que es. Y se renueva, y se consagra, con el amor.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ana dice:

    Hay que ser valiente para consagrarse al amor, porque ya sabemos que su gran enemigo es el miedo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *