INMORAL

Nuestro comportamiento en todos los ámbitos de la vida ha de ser intachable. De una calidad tal que sea insoportable para otros tanta honradez; y que, gracias a ella, quieran cambiar su medianía, su mediocridad, por la dignidad de ser todo lo que un hombre puede ser por sí mismo.

Pero lo que voy viendo en la tele, que me muestra lo que le interesa a uno u otro bando, me habla de todo lo contrario: Apesta. Todo lo que tendría que ser ejemplaridad es una huída hacia adelante.

-Donde tendría que haber protección del pueblo, hay recortes porque se nos exige. Nadie sabe quien exige tanto, pero seguro que no padecen las consecuencias de sus políticas de austeridad.

-Allí donde tendría que haber reconocimiento de errores sólo hay un “…y tú con esas gafas”. Si yo he sido un mal gestor, sólo he copiado lo que tú hiciste anteriormente. En vez de aprender de los errores, los repetimos, siendo culpables de un mal mucho mayor por cuanto que somos conscientes. Y lo seguimos haciendo.

-Nadie asume las consecuencias de los actos. Sólo existe la chulería que hace negar lo evidente y vivir como si nada hubiera pasado.

-Culpar de todo lo malo a Wilfredo el velloso. Todo es responsabilidad del otro y yo soy parte de la excelencia que predico con la boca grande mientras que con la chica insulto la pobre inocencia de la gente.

Esto ocurre a nivel institucional y a nivel personal. Porque, quien no es fiel en lo poco, tampoco lo es en lo mucho. La chabacanería, el mal gusto, el exceso de derechos y la omisión en el deber de ser íntegros es el pan nuestro de cada día.

Inmoral. Como el título del presente escrito. El comportamiento que va en contra de la dignidad es impúdico y deshonesto.

Pero son la esperanza, y su hermana la misericordia, las que harán de este valle de lágrimas un regalo para todos.
Tratemos por tanto de comportarnos con el otro como queremos que nos traten. De tal manera que la única deuda que tengamos sea la del Amor.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente dice:

    ¿Cuándo nos manifestaremos “la buena gente”, cuándo lo haremos públicamente, reivindicando obligaciones personales, grupales, comarcales… exponiendo nuestros planes en favor de quienes sabemos que tienen menos que nosotros? ¡Eso sí que sería insoportable!, para quienes no sabemos de sus raíces, para los que solo saben mirarse su ombligo, el de su familia, su comunidad, su país… su mente ausente de la realidad que sufre tantos y de tantas maneras, en el resto del mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.