VIA CRUCIS PARA CONFIRMANDOS

Hoy hemos tenido un vía crucis con los niños de pre confirmación de nuestra parroquia. Ha sido un acto adaptado a la capacidad de digestión, comprensión, que tienen.

Todos quieren hacerla. Puede que haya un 0.1528% que sepa realmente de qué va el asunto. Pero, para la mayoría, no es más que un acto social en el que ellos se comprarán ropa cara, o un traje, y las niñas se pondrán trapitos que taparán con dificultad sus perjúmenes a una altura prodigiosa gracias a los taconazos propios de una stripper.

En el grupo, había cinco chavales que, descreídos o ausentes, asistían porque uno de ellos está en la catequesis. Dicen no creer. Alguno alardea de haber perdido la fe. Han prestado atención cuatro o cinco minutos porque uno de ellos portaba una vela a petición del sacerdote y el otro, el que va a hacer la confirmación, llevaba una imagen del crucificado. Tras ese breve espacio de tiempo se han puesto a jugar on line con sus móviles.

Los que van a confirmarse no prestan atención, no entienden nada y desconectan…

¿Cómo van a entender nada si nadie les explicó de qué va la historia? Lo sorprendente es que sean constantes en la visita semanal a los salones parroquiales. Supongo que los padres, las madres, les obligan a ir con algún tipo de chantaje que les compensa. Pero, a la hora de tener un eco en casa, se encuentran con eco, si: El eco del vacío. La nada reverberante, la oquedad del desconocimiento y del oscurantismo que acompaña a la práctica religiosa.

Parecese a un rito tribal. En él, los que creen, de una forma infantil dentro, y despreciativa fuera, intentan cumplir con lo que la deidad sin entrañas que la iglesia se ha encargado de tatuar en todas las conciencias y reforzar con todos los actos posibles, manda. Para que todo vaya bien. O no empeore.

Maldigo mil veces a la madrastra que desprecia a sus hijos de tal manera. No comprendo en nombre de quién se ha podido marcar a fuego que Dios es cualquier cosa menos amor. Estoy hablando de gente de toda condición que cree que ser cristiano es bailar la danza de la lluvia. Y esperar a que truene. Y no: No son minoría. Son multitud.

A todos los que crean que creer es cumplir, tengo noticias:

No se ama por decreto. Dios es misericordia. No hay que pagar nada en las parroquias para obtener servicios o sacramentos. Eso es prostituir la vida que sustenta cada gesto. No hay que hacer la confirmación para casarse: Hay que hacerla cuando se esté convencido de que Dios es un buen monarca de nuestro corazón y entendimiento.

En tanto no encarnemos todo lo anteriormente citado, lo que hagamos serán fuegos de artificio. Sacrificios que no sirven para nada y alejan, cada vez más, al autor de la vida de su hogar: Que es el corazón del hombre.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. vicente dice:

    He tenido la sensación que siento cada vez que te leo, no siempre igual cuando te escucho. Me quedo con algo de lo que dices: No se ama por decreto. Dios es misericordia.

    Tu padre

  2. Barberan las oscuras golondrinas dice:

    quien sabe lo que hay en esos corazones adolescentes que prestan más atención a los trapitos de moda y al evento social de turno que a la sencillez de un SI con mayusculas… yo no lo se, quiero creer que en muchos al menos estará la intención que ya es un comienzo y quiero creer que EL obra maravillas… De ritos tribales, madrastas y fuegos artificiales… prefiero no hablar… es una de las capas de la cebolla que me interesa menos… besotes relindo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *