EN OTRO IDIOMA

Es sorprendente. Como diría la vecina de una amiga de Puerto Real, “No me lo puedo de creer”. Para dar valor a las cosas, hay que llamarlas de otra manera, de otra forma. Son lo mismo pero, si la formulo de una manera distinta, parecerá que ha nacido algo nuevo bajo el sol, siendo que es mentira.

Paso a los ejemplos, que son muy ilustrativos y nos llenan la mente de ruido y colores, sensaciones y olores para aturdir nuestro insaciable hambre de novedad:

Para todos los que tienen más de diez lustros, decir “Cold Cream” puede significar algo. Era lo que se echaban las tonadilleras a brochazos en los anuncios de aquel entonces, el siglo pasado, sustituyendo a la tan española “Crema hidratante”. Si tienes las carnes fláccidas, recolgonas, se la denomina Hipotensionada. Eso se arregla con unas cremas que actúan a nivel molecular en los ribosomas rimbombantes que se le pueda ocurrir al creativo de turno. Ya nos hemos acostumbrado, pero echarte babas de un gasterópodo, a mí me sigue pareciendo tan lícito como que una vaca te bañe a lametones.

Eso con respecto a las cuestione de la piel: Son muy importantes porque son nuestra carta de presentación. Pero también lo es la ropa. Esa ropa que nuestros detergentes, desde que tengo uso de razón limpian nuestra ropa hasta el infinito y más allá. Yo creo que, si juntáramos todas las veces que nos han publicitado que el blanco que me venden es el más blanco, la limpieza actual obligaría a usar máscaras de soldador para sacar la ropa de la lavadora pues tendrían el blanco de una estrella supernova. Pero, como el vulgo paga, ahí andamos…

Hay muchos más: Lavavajillas que cuidan tus manos y al medio ambiente, brebajes que desatascan las cañerías y dejan un maravilloso olor a pino salvaje (en una cañería???) Ese pino salvaje que todos recordamos de cuando ensuciábamos nuestra ropa que sería lavada con un blanco radiactivo… Sólo hay que cambiar el significante.

Por eso, y sin temor a meter mucho la pata, creo que voy a aprender de nuestros publicistas y lo voy a aplicar al Evangelio.

Empowering soul meeting: Retiro espiritual.
Energetic body food: El sacramento de nuestra fe
Silence dating: Oración.
Walk of life: Camino de Santiago.
Keep calm course: Libro de autoayuda.
Holy Mary White wine: Romería.
The falling: Pecar.
The Rising: Reconciliación.
Boosted psalm: Alabanza

Y tantas otras maneras de decir las cosas que se refieren a la vida que llevamos, pero en otro idioma. Como si así cobraran más valor. Con el respeto del que soy capaz, apelo a que cada uno encuentre su camino, sin disimulo, sin publicidad; con la fuerza de quien tiene convicciones para vivir. Y para levantarse tras la caída.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente morales gómez dice:

    Al menos subjetivamente y la interpretación de cada uno, cierto. Así es la vida, así somos, así nos han hecho. Y de eso, ¿qué podemos deducir con una cierta objetividad de cuyo comentario construyamos algo que nos enseñe a todos?

    Por encima de las culturas, de las épocas, de las distintas expresiones… no es nada fácil hablar de lo mismo y sacar conclusiones que nos acerquen a la verdad y a la paz que todos decimos querer para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.